guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Delitos contra el orden público

Delitos contra el orden público

Se castigan con estos delitos un abanico diverso de conductas que tienen como finalidad o consecuencia directa alterar el orden público y la paz social entendidos como la manifestación externa de la convivencia colectiva, cuyo fundamento radica en el respeto a la dignidad de la persona y los derechos inviolables que le son inherentes, sin perjuicio del respeto a la Ley y a los derechos de los demás.

Parte especial

Introducción

La rúbrica del Título XXII del Código Penal, "Delitos contra el orden público", obedece a una tradición legislativa nacida en el Código Penal de 1870, que denominaba de esta forma el Título III del Libro II en el que se encontraban incardinados los delitos de rebelión, sedición, atentados, desacatos y desórdenes públicos. El Código Penal de 1944 suprimió este Título e incorporó los delitos referidos dentro de una rúbrica más amplia, "Delitos contra la seguridad interior del Estado", Título II, imprimiéndole un contenido claramente político, quedando así regulados hasta el Código Penal de 1995 que supuso la modificación total de los citados delitos y su incardinación en dos títulos diferenciados: el Título XXI "Delitos contra la Constitución" y el Título XXII "Delitos contra el orden público".

No obstante, el tradicional concepto de "orden público", apto para legitimar cualquier intervención del poder público y ser puesto al servicio de regímenes autoritarios en la limitación de las libertades, ha dado paso a un concepto estricto de "orden público" equivalente a la paz y la tranquilidad en las manifestaciones externas de la convivencia colectiva, adecuado para centrar en él la protección penal propia de un Estado democrátrico.

La jurisprudencia del Tribunal Supremo ha determinado que el concepto de paz y orden público no puede ni tiene la misma consideración en una sociedad democrática que en un régimen autoritario en el que prima el concepto de orden por encima de otros valores como los derechos individuales que no estima dignos de protección, y ha situado el fundamento del orden político y la paz social en el respeto a la dignidad de la persona y los derechos inviolables que le son inherentes, sin perjuicio del respeto a la Ley y a los derechos de los demás.

Regulación

Se encuentran regulados en el Libro II, Título XXII Delitos contra el orden público, en los artículos 544 a580 del Código Penal.

La Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo ha supuesto la remodelación completa de los delitos contemplados en el mismo. Ha derogado los arts. 552 y 555 CP y ha modificado los artículos 550, 551, 554, 556 y 557 CP. Al mismo tiempo, ha introducido un artículo 557 bis y 557 ter CP y modificado los arts. 559, 561, 566, 567 y 570 bis y 570 ter del Código Penal.

A su vez, la reforma operada por LO 1/2015 de 30 de marzo ha supuesto la derogación de las faltas de orden público.

Por su parte, las organizaciones y grupos terroristas y los delitos de terrorismo (arts. 571 a580 CP) han sido modificados por la LO 2/2015 de 30 de marzo por la que se modifica la LO 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, en materia de delitos de terrorismo.

La estructura actual del Título XXII es como sigue:

Capítulo I. Sedición (artículos 544 al 549 CP).

Capítulo II: De los atentados contra la autoridad, sus agentes y los funcionarios públicos, y de la resistencia y desobediencia (artículos 550 al 556 CP).

Capítulo III: De los desórdenes públicos (artículos 557 al 561 CP).

Capítulo IV: Disposición común a los capítulos anteriores (artículo 562 CP).

Capítulo V: De la tenencia, tráfico y depósito de armas, municiones y explosivos (artículos 563 a570 CP).

Capítulo VI: De las organizaciones y grupos criminales (artículos 570 bis, ter y quáter CP).

Capítulo VII: De las organizaciones y grupos terroristas y de los delitos de terrorismo.

- Sección 1ª: De las organizaciones y grupos terroristas (artículo 571 y 572 CP).

- Sección 2ª: De los delitos de terrorismo (artículos 572 a580 CP).

Bien Jurídico protegido

En los delitos comprendidos en el Título XXII del Código Penal el bien jurídico protegido es el orden público entendido no ya como principio de autoridad sino como garantía de buen funcionamiento de los servicios y funciones públicas.

Naturaleza jurídica

Son delitos de mera actividad algunos de ellos. Otros exigen la producción de un resultado concreto, daños, o movilización de servicios de emergencia etc.

En alguna manera, incluso los de mera actividad, comportan la obtención de un determinado resultado cual es la alteración del orden público y la paz social.

Elemento subjetivo

Los delitos contra el orden público son todos ellos dolosos, es decir, realizados intencionadamente, con conciencia y voluntad. En algunos de ellos será exigible además un dolo específico consistente en querer atentar contra el orden público o la paz social; en otros, sin embargo, la alteración del orden público o de la paz social será elemento necesario de la conducta típica, sin que sea preciso que integre el elemento subjetivo.

Distintas figuras delictivas del Título XXII del Código Penal

1. Sedición,arts. 544 a549 CP. No ha sufrido modificación con la reforma operada por LO 1/2015 de 30 de marzo.

Se trata de un alzamiento público y tumultuario de categoría inferior a la rebelión para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales.

2. Atentados contra la autoridad, sus agentes y los funcionarios públicos, y de la resistencia y desobediencia. Art. 550 a556 CP. Este delito ha sido remodelado con la reforma LO1/2015 de 30 de marzo.

Castiga el acometimiento, empleo de la fuerza, intimidación o resistencia graves dirigido contra un funcionario público o agente de autoridad en el ejercicio de las funciones propias del cargo o con ocasión de ellas.

3. Desórdenes públicos, art. 557 a561 CP, han sufrido una profunda remodelación con la reforma por LO1/2015 de 30 de marzo. Castigan conductas de diversa índole atentatorias contra el orden público y la paz social.

4. Tenencia, tráfico y depósito de armas, municiones o explosivos, art. 563 a570 CP. Ha sido objeto de alguna modificación en la redacción de su articulado. Castiga la tenencia de armas prohibidas o reglamentarias que hayan sido modificadas sustancialmente, la tenencia de armas reglamentarias sin licencia, y la fabricaci de comercializaciarmas reglamentarias sindepósitos de armas o municiones no autorizados por las leyes o la autoridad competente.

5. Las organizaciones y grupos criminales, art 570 bis a 570 quater CP. Este delito ha sufrido una importante reforma con la LO 1/2015. Castiga las agrupaciones criminales con fines puramente delictivos, aun cuando no se llegue a perpetrar el delito.

6. Organizaciones y grupos terroristas,art. 571 y 572 CP, preceptos que han sido modificados por la LO 2/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la LO 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, en materia de delitos de terrorismo.

Castiga a quienes promuevan, constituyan, organicen, dirijan o participen activamente en una agrupación con fines terroristas, incluso sin haber llegado a perpetrar ningún delito.

7. Delitos de terrorismo, arts. 573 a580 CP, preceptos todos ellos modificados por LO 2/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la LO 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, en materia de delitos de terrorismo.

Castigan la comisión de cualquier de delito grave contra la vida o la integridad física, la libertad, la integridad moral, la libertad e indemnidad sexuales, el patrimonio, los recursos naturales o el medio ambiente, la salud pública, de riesgo catastrófico, incendio, contra la Corona, de atentado y tenencia, tráfico y depósito de armas, municiones o explosivos, apoderamiento de aeronaves, buques u otros medios de transporte colectivo o de mercancías, y determinados delitos informáticos, cuando se llevaran a cabo con cualquiera de las siguientes finalidades:

  • Subvertir el orden constitucional, o suprimir o desestabilizar gravemente el funcionamiento de las instituciones políticas o de las estructuras económicas o sociales del Estado, u obligar a los poderes públicos a realizar un acto o a abstenerse de hacerlo.
  • Alterar gravemente la paz pública.
  • Desestabilizar gravemente el funcionamiento de una organización internacional.
  • Provocar un estado de terror en la población o en una parte de ella.

Se castigan, así mismo, acciones típicas como la tenencia de material, armas o explosivos para la comisión del delito de terrorismo, el adiestramiento o adoctrinamiento para realizar cualquier delito de terrorismo, la captación, colaboración, información y vigilancia como acto de terrorismo, el enaltecimiento de terrorismo y la humillación a víctimas de terrorismo.

Punibilidad de la provocación, conspiración y proposición

Se castigará la provocación, la conspiración y la proposición en los delitos de sedición y en los atentados contra la autoridad, sus agentes y los funcionarios públicos, y de resistencia y desobediencia (art. 548 y 553 CP).

Penalidad de la Autoridad

Cuando el sujeto activo de los delitos de sedición, atentado contra la autoridad, sus agentes y los funcionarios públicos, resistencia y desobediencia, y desórdenes públicos se halle constituido en autoridad la pena de inhabilitación que estuviese prevista en cada caso se sustituirá por la inhabilitación absoluta por tiempo de diez a quince años, salvo que dicha circunstancia esté específicamente contemplada en el tipo penal de que se trate (art. 562 CP).

Efecto de sentencias extranjeras en los delitos de terrorismo

En todos los delitos de terrorismo, la condena de un juez o tribunal extranjero será equiparada a las sentencias de los jueces o tribunales españoles a los efectos de aplicación de la agravante de reincidencia.(Art. 580 CP)

Recuerde:

  • Se encuentran regulados en los artículos 544 a 580 del CP, Título XXII, Libro II.
  • Aglutinan delitos variados en los que se atenta dolosamente contra el orden público y la paz social.
  • En la sedición y en los atentados contra la autoridad, la resistencia y la desobediencia son punibles la provocación, conspiración y proposición, art. 548 y 553 CP.
  • Penalidad especial para la Autoridad cuando sea sujeto activo de los delitos de sedición, atentado contra la autoridad, sus agentes y los funcionarios públicos, resistencia y desobediencia, y desórdenes públicos, art. 562 CP.
  • Delitos de terrorismo: las sentencias extranjeras serán equiparables a la españolas a efectos de reincidencia, art. 580 CP.
Subir